Algo es algo

Como muchos sabréis, hace unos meses hicieron una tala completa en el entorno de nuestra “bola” favorita. El monte tiene dueño, los árboles tienen dueño y en el invierno a todos nos gusta tener leña para calentarnos, por lo que vamos a dejar eso a un lado…


El asunto es que como en casi todas las talas, los restos quedan en el monte y en este caso el acceso tanto por las escaleras como por los caminos laterales quedaron impracticables.


Desde Monte da Roda quisimos hacer un “pequeño” esfuerzo para que podais seguir disfrutando de un lugar tan especial, y luego de varios días “aplicando las herramientas adecuadas” ya va pareciendo otra cosa (me gustaba más con árboles como en la foto de la entrada que escribí el 25 de Diciembre pasado, pero…).

…sígueme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.